Wednesday, March 15, 2006

Una relación como cualquiera


Al ir caminando por la calle, con el fuerte viento en su contra, no podía evitar pensar en cómo sería su vida en unos meses, cuando todo esto llegara a su fin. Sabía que había hecho la mejor decisión al dejar su país y venir a los Estados Unidos, a "su New York" como ella lo llamaba.

Ya tenía 19 meses en ese mágico e intrigante lugar. El amor que sentía por él había crecido poco a poco, la admiración, el respeto y las gratas sorpresas que le ofrecía no se las ofrecía nadie más. Cada vez que caminaba sus calles, que se subía al metro, al autobús o que simplemente se asomaba por la ventana de su departamento, ella sentía como se abrazaban y se acariciaban. Se habían entregado tanto desde aquella primera visita.

Era una relación como cualquiera. Con miedos y frustraciones, con defectos y virtudes; sin embargo, la entrega era mutua. Si ella miraba, él miraba de regreso, si ella suspiraba, él también lo hacía. Era evidente el amor que sentían el uno por el otro... era una relación como cualquiera.

El lazo entre ellos se fortalecía día con día. Ella tendría que irse eventualmente y tenía miedo de perder la magia, el encanto y el misterio de por qué se habían dado las cosas así, con tanta entrega y tanta pasión... siempre, por parte de ambos. Ella no quería pensar, todo entre ellos se daba como si se hubieran conocido siglos atrás... habían pasado sólo 8 años desde aquella primera vez.

Saturday, March 11, 2006

Williamsburg, VA

Williamsburg, en Virginia, es un pequeño pueblo de esos muy típicos, de la época de "Los Pioneros". Tiene una calle principal llena de hoteles pequeños y restaurantes familiares. Aunque hay algunos de comida rápida, es notable la preferencia por los lugares locales.

El atractivo principal se llama "Colonial Williamsburg". Es una experiencia interactiva en la que entras a las calles de los primeros pobladores de los E.U.A. Las casas son las casas que se construyeron en esos tiempos y, como si fuera una película o un programa de T.V., hay personas vestidas como de aquella época. Nos muestran cómo vivía la gente en aquel entonces y te hacen SENTIR el lugar.

Con sólo una tienda que vendía de todo, el zapatero, el herrero, la iglesia, etc. nos presentan un E.U. que sólo se conoce por medio de las películas, el E.U. que comenzó todo...

El Colegio de William & Mary está distribuído en diferentes "casitas" las cuales, a primera vista, dan la misma impresión que el resto del pueblo, pero al entrar todo es tecnología de punta camuflageada por el estilo de aquel entonces.

La gente amable y sonriente, todo muy tranquilo y todos siguiendo las "reglas" de un típico pueblo norteamericano, todo "perfecto"... me gusta conocer y aprender sobre nuevos lugares; sin embargo, ya extrañaba mi casa, ya extrañaba NY.