Sunday, July 30, 2006

Reflexiones al Aire

¿Les ha pasado que están con alguien y el resto del mundo desaparece?

¿Creen que todo nos llega en el momento en que lo necesitamos?

¿Creen que existe la magia?

¿Les ha pasado que, aunque algo esté pasando como si fuera la primera vez, no es con una sensación de sorpresa o algo agradable?

¿Se han sentido tan sobre-estimulados que no saben realmente qué es lo que está pasando?

¿Cuándo es que algo que no te gustaba te empieza a gustar -o viceversa-? ¿Cuándo cruzas esa línea de tiempo invisible en la que de repente cambia tu opinión sobre algo o alguien?

¿Por qué dejamos de sentir nostalgia y sólo queda el extrañar?

¿Les ha pasado que hay días en los que gritan “paren al mundo que me quiero bajar” y aún así todo sigue y sigue y sigue y sigue…?

¿Creen que sirva de algo aventar reflexiones como éstas al aire?

Wednesday, July 19, 2006

"A way back to then"

Lo tengo que hacer... hace mucho que no lo hago... citar una canción completa, pero en verdad esta me llegó hasta la médula. Creo que toda la obra (sí, es de una obra de teatro) me hizo recordar quién soy y hacia dónde voy y -creo- que a todos nos hace falta que de vez en vez nos recuerden quienes somos y hacia dónde vamos.

La obra se llama [title of show] y la canción, como lo dice el título " A way back to then".

Dancing in the backyard
Kool-ade mustache
and butterfly wings
hearing Andrea McArdle sing
from the hi-fi in the den
I've been waiting my whole life
to find a way back to then.

I aimed for the sky,
a nine year old can see so far
I'll conquer the world
and be a star
I'll do it all.
By the time I'm ten,
I would know that confidence
if I knew a way back to then.

So I bailed on my hometown
and became a college theatre dork,
I was east bound and down
movin' to New York,
so I crammed my life in a U-Haul
to find my part of it all.

But the mundane sets in,
we play by the rules
and plough through the days,
the years take us miles away
from time we wondered when
we'd find a way back to then.

And when you least expect,
opportunity walks
through the door,
you suddenly connect
with the thing that you forgot
that you've been looking for

And there you are
right in the middle of
what you love
with the craziest of company,
you're having a kick-ass time
and being who you wanted to be
in this world,
you're that little girl
with her wings unfurled
flying again,
back in the backyard dancing,
I found a way back to then.

Así, a un día de celebrar un año más de vida, me deleité con estas palabras que me hacen recordar que los sueños se hacen realidad y que todo llega cuando tiene que llegar... sólo es cuestión de no olvidarlo.

Saturday, July 15, 2006

Sin Palabras... respuesta a "Seis Cosas"

Hace algunos días, blogueando, leí "Seis Cosas". Esto me hizo pensar en algunas de las cosas que disfruto, que me gustan y que defiendo como mías.

Pensar e imaginar... que mi cerebro procese imágenes, sonidos, olores, texturas... los múltiples colores que existen... armar mi rompecabezas con todos estos procesos, juntar cada pieza hasta transformarme -poco a poco- en lo que soy...

Sentir. Alegrarme, enojarme, entristecerme... no ser indiferente al mundo que me rodea. Llorar, no ser capaz de tragar saliva porque hay algo que lo impide... algo sumamente abstracto pero; sin embargo, presente... quizás un sentimiento, quizás el conjunto de varios...

Soñar. Pensar en que hay cosas imposibles de realizar y luego darse cuenta de son realizables. Seguir soñando. Creer que no se puede y encontrar ese algo -o alguien- que te hace que creas lo contrario y te impulsa a seguir...

La gente. En sus diversos colores, tamaños y estilos. Observarla, conocerla, poder contar sus historias, ser parte de esas historias. Las lágrimas, las sonrisas, los ceños fruncidos... verla, simplemente verla pasar... tratar de entender el mundo desde la perspectiva de alguien más... los seres humanos...

El blanco de la nieve recién caída, el amarillo de las flores nuevas, el gris de un día lluvioso, el marrón de las hojas al morir... el olor del frío, el aire dulce o la sal del mar. El rojo de los tulipanes y el verde de los árboles al despertar: la primavera, el verano, el otoño y el invierno...

Un escenario, las luces, las butacas, la taquilla... las voces, la obscuridad... las historias contadas, la música, los actores, el director, los productores, los técnicos... el vestuario, las coreografías, las escenografías, ser parte del público, de la magia... el teatro...

El papel, una buena pluma y los millones de palabras que exiten. No tener más pretextos para quedarme "sin palabras". Mis ideas y mis pensamientos... el lenguaje... en cualquiera de sus expresiones...

Monday, July 10, 2006

Regalos de la naturaleza

En el verano el sol entra por mi ventana a las 5:30 aproximadamente y sus rayos apuntan directamente a mi cara; sin embargo, es algo que he aprendido a disfrutar y en vez de frustrarme o enojarme, le doy la bienvenida al Señor Sol y al nuevo día.

Cuando era pequeña solía ponerme de muy mal humor si entraba un rayo de luz a mi recámara, por lo que mi mamá -inmediatamente- cubrió las cortinas con forro plateado y muy grueso para evitar que esto sucediera. ¿Quién iba a pensar que años después iba a disfrutar tanto de mi "despertador natural" y, además, iba a tener la oportunidad de capturar estas imágenes, estos colores que no tienen igual... colores que sólo se ven cuando amanece... o cuando se pone el sol.

Creo que ha sido en los últimos dos o tres años que he aprendido a disfrutar -y respetar- a la naturaleza. Han habido tantos desastres naturales que da "un poco" de miedo entender lo que está pasando.

Sin embargo, también creo que la naturaleza nos regala imágenes, olores, texturas, sonidos y sabores maravillosos día a día y está en nosotros saberlos disfrutar.

Hace dos días venía caminando por la calle con unas amigas cuando, de repente, una de ellas dijo: "con mucho cuidado volteen a su izquierda y miren el regalo que nos han mandado". El regalo: la puesta de sol que ven en esta foto. Me llenó un poco el vacío que he estado sintiendo, sentí un abrazo cálido y -por unos minutos- me olvidé que estaba parada en medio de la calle tratando de capturar la esencia del momento.

Me gusta tener la capacidad para sorprenderme y para disfrutar de estos regalos, me gusta tener "a sense of wonder".

Saturday, July 08, 2006

Nubes blancas

El año pasado mi mamá me dijo que siempre me han gustado mucho las nubes. Esto fue un día que tomé unas fotos de unas nubes blancas y acolchonaditas: la típica nube de dibujo de una niñita. Ese día me quedé pensando en que, efectivamente, siempre he tenido una especial fascinación por las nubes, sobre todo cuando están blancas y acolchonaditas y en un orden casi perfecto.

Me acuerdo que cuando era niña me gustaba mucho acostarme en el pasto de mi jardín y
ver nubes. No me ponía a buscarles formas de nada, sólo me ponía a ver nubes. Bloqueaba el coche estacionado a uno de mis costados, la fuente en la esquina del jardín, las ventanas de la casa que me rodeaban, las flores, el pasto... lo bloqueaba todo y me concentraba en el cielo y en las nubes...



En varias ocasiones he soñado que puedo volar, que salto de lo alto de un edificio y tengo la habilidad de flotar y ver todo desde arriba, a veces sólo con el impulso de mis piernas lo logro... lo único que siempre me detiene son los cables que hay entre poste y poste... y la realidad cuando despierto.



En días pasados pude disfrutar de mi vieja costumbre una vez más. Me encontré un cielo azul lleno de nubes, de esas nubes blancas y acolchonaditas que tanto me gustan. No perdí oportunidad y saqué mi cámara, tomé fotos y, por unos minutos, pude volar. No había cables, sólo un campo abierto que me invitó a volar más y más alto. Abajo, un mar tranquilo pero con su hablar característico y su olor a sal... Esto duró unos minutos, pero -a veces- eso es lo único que uno necesita para soñar.

Wednesday, July 05, 2006

Hormonas a flor de piel

Hay días en los que definitivamente no me gusta ser mujer. Yo se que todo tiene sus ventajas y desventajas, pero en verdad ayer no la pasé nada bien.

He de confesar que desde hace una semana mi humor ha estado con altas y bajas, más bajas que altas, pero en verdad he tratado de controlarme, pero parece que este mes, las hormonas ganaron la batalla.

Es increíble como lo logran. Una piensa que tiene todo bajo control, que nada pasa... ¿A quién queremos engañar? De repente, de la nada, ya nos enojamos, la tolerancia baja 101% y hasta lo que no comemos nos hace daño. Luego, una de dos, o queremos estar solas o acompañadas las 24 horas del día (o por lo menos unas 16). Lo peor es que cuando una se da cuenta, muchas veces ya es demasiado tarde, ya nos peleamos con alguien, ya lloramos y lo único que queremos es meternos en nuestra cama por unos 4 días...

Aún así, creo que unas cosas compensan a las otras y la sensibilidad aumenta tanto negativa como positivamente. ¿Qué quiero decir con esto? Pues que así como la tolerancia desaparece y el enojo llega de la nada, también los momentos de felicidad aumentan 101% y todo se ve más bonito. Por ejemplo, cuando un amigo te sorprende y comparte contigo lo que mejor sabe hacer. Luego te invita a una fiesta en donde interactuas con sus amigos y con su familia. Al mismo tiempo tus amigas se dan cuenta de que las almas gemelas sí existen y que tu amigo y tú son ejemplo vivo de esto. La complicidad que existe entre ambos quizás no sea tan notoria, pero como tú estás muy sensible, la notas y la vives al máximo. Las sonrisas, las miradas y las caricias que se provocan se triplican y en verdad todo se vive de una manera más intensa.

Las hormonas podrán ganar batallas, pero lo que no saben es que -en ocasiones- las dejamos ganar para poder sentir todo un "poquito" más fuerte...

Aún así, ayer no la pasé nada bien...

Sunday, July 02, 2006

What the...!!! - Part 2

Satruday night... 11:00
- Hello?
- Hi, it's J, we talked yesterday, remember me?
- I remember we talked yesterday, but I don't remember you... Who is this guy?!!! Help!!! Are you going to tell me how did you get my phone number?
- OK, a friend of yours gave it to me in a bar downtown.
Mmm, I thought he said in a bar uptown.
- I don't think so, my friends don't go around giving my phone number to strange guys.
- Well, that's the way to meet people in New York.
- So you're telling me I don't know you, I haven't met you?
- Well, just for a few seconds, then you went to the bathroom - you were a little bit drunk - and then I asked your friend for your number.
I really don't get drunk...
- Can you describe my friend
- Sure! She is around 5.6", brunette, normal complexion... she is cute too.
- How long is her hair?
- Middle length.
What?! I don't know what is he talking about!!!
- This is too weird!
- Why? I didn't call you before because I was working weekends too.
- OK, that doesn't make it any less weird.
- How old are you?
- I told you, I'm 32.
- Great! I'm 27 going on 28. Have you dated younger guys before?
Wasn't he 25 yesterday?
- So, yesterday you were 25 and today you're 27? And that's not weird?
- I didn't say I was 25.
- Yes you did.
- No, I didn't.
- Now I'm a liar.
- No, but I couldn't have.
- Whatever!
- So, when are we going on a date? Are you dating someone.
- Yes, kind of.
- Oh, I didn't know. Is he your boyfriend?
- I don't know, you "Americans" are weird when it comes to dating and boyfriends.
- Does he like you?
- Yes, I think so, I hope so.
- So he is your boyfriend.
- If you say so.
Where is this thing going?
- Have you ever been on a blind date?
- Mmm, yes.
- Do you know what a blind date is? A blind date is... (he starts explaining).
- Of course I know, but I don't know you, you could be a psycho.
- You too!
- That's true, yes.
- So?
- So what?
- What's next?

That's what I would like to know...

Saturday, July 01, 2006

What the...!!!

- Hello?
- Hello!
- Yes? Sí?
- ¿Cómo está? (With an American accent).
- Who's this?
- It's J, remember me?
Who?!
- Sorry, no.
- You gave me your phone number in a bar a few weeks ago.
What is he talking about, I haven't been in a bar in a few months (well, I have but didn't give out my phone number).
- I did? I don't think so, I haven't been in a bar lately.
- Well, that's how I got your number.
- Really, I don't think so. I think you have the wrong number.
- That might be, but I don't think so. You gave me your number.
Who's this guy?!
- Maybe someone else gave you a wrong number and it happens to be mine.
- Maybe, but I remember you giving me your number.
- OK, what's my name?
- Mmm, (he hesitates a little bit but he finally says my name).
What?! Why does he know my name?
- Mmm, which bar are you talking about?
- I think it was the "B".
- I haven't been there in ages!
- Well, maybe there, maybe not, I was in a lot of bars that night.
- Maybe a friend of mine said she was me and gave you my phone number.
- Maybe...
- Can you describe me?
He does, very accurately in fact... this is getting creepy!
- So, are we on for a date or not? How old are you?
- You tell me first.
- I'm 25.
- Well, I'm almost 32.
- Great! I have a thing for older women.
- What else were you supposed to say?
- It's true!
- Yeah, sure.
- What do you do for a living?
- I'm a therapist.
- Oh, I'm useless, I'm just an investment banker.
- Why do you say you are useless?
- Because I only make money, I don't work helping people or something humanitarian.
- OK, if you say so...
Who the hell is this guy!!!
- So, are we on for a date?
My phone starts beeping, I'm getting another call.
- Mmm, call me tomorrow I have to go now.
- Gotcha!

What the hell just happened?