Wednesday, March 28, 2007

Encontrando sin buscar

Hoy me di cuenta de que el trabajo me atrapó y, lo que es peor, mi departamento me atrapó. Soy víctima de los "Hombres de Gris" de Momo y por lo tanto no me dedico a nada que no sea trabajar. Es por eso que hoy salí a encontrar algo que no estaba buscando.

Nueva York siempre sorprende. Siempre se ha caracterizado por ser una ciudad con "personalidad" y por brindarnos a personajes fuera de serie día a día.

Llevé mi cámara, como siempre lo hago, buscando algo que cautivara mis ojos, mi mirada y que quisiera compartir con el mundo... algo que me regalara ese algo que no estaba buscando.

Fui a la librería, me comí un helado con mis amigas, caminé por la calle sin un destino final. Había vendedores ambulantes de libros, de esculturas de yeso y de joyería de fantasía. Del otro lado de la banqueta las tiendas de todo y de nada, los puestos de frutas y flores de colores y un sinnúmero de restaurantes.

Empecé a sentir como las comisuras de mis labios se iban elevando; sin embargo, nada tenía la chispa que buscaba sin buscar. Fui a otra librería, compré algunas cositas y seguí caminando por la calle. Unas cuadras más adelante pensé en tomar el autobús para regresar a casa. La parada estaba vacía, pero poco a poco fue juntándose la gente, todos esperando a que llegara el M11.

Fue en la parada del autobús en donde encontré lo que no estaba buscando:


No saben cómo sonreí. La señora es única, destila personalidad por cada uno de los poros de su cuerpo, seguridad en sí misma, alegría, esperanza y deseos de vivir. Busca la vida y no está esperando a que ésta pase frente a ella. Está segura de sí misma, sabe lo que quiere y cuándo lo quiere... lo único que está esperando es el autobús.

Increíble, ¿no? Salir por unas horas a encontrar lo que no estás buscando da un giro en la vida de cualquiera. Gracias a Nueva York y a esta "anónima" señora hoy me siento rosa, me siento bien y voy en busca de mi vida, no la estoy esperando, lo único que espero, es el autobús.

Wednesday, March 21, 2007

Belated B-Day!


El pasado 11 de marzo mi blog cumplió un añito de vida. No hay muchas entradas, prefiero la calidad a la cantidad... espero.
Es un sitio para desahogarme, para reír, para compartir.
Es mi casa de letras y, como decimos los mexicanos, la suya también.
Gracias a todos por las visitas, los comentarios y su tiempo.

Mond

Tuesday, March 20, 2007

Pensar en párrafos*

Para poder escribir, estoy convencida de que tenemos que pensar en párrafos. No, no me malinterpreten, se que podríamos escribir oraciones e ideas sueltas ("sin ton ni son" como decía mi maestra Noemí) o simplemente palabras sin ninguna idea lógica o secuencia.

En mi caso, he descubierto que si -en mi mente- salto de una idea a la otra sin pensarla por lo menos en un párrafo, me canso más rápido porque no llego a ninguna conclusión. Por ejemplo: pienso en mis proyectos que tengo pendientes en mi trabajo, de ahí me voy a cómo estará mi gente en el país vecino o, qué tipo de capacitación voy a dar cuando regrese o, qué obra de teatro veré esta semana o, qué actividades daré a mi niño de terapia o, qué actividad divertida y significativa daré el jueves o, por qué no estoy leyendo ningún libro esta semana o...

Pensar en todo y en nada me cansa, no concluyo nada y sólo me estreso más. Es por eso que tengo que pensar en párrafos para darle secuencia a mis ideas y, poco a poco, ir resolviendo o cerrando ciclos. ¿Me entienden?

*El término lo "tomé prestado" del H. Dr. E.D.C.

Tuesday, March 13, 2007

El ángel

Para Mauricio:

Hace algunos años, ella decidió cambiar de cardiólogo porque el que tenía se volvió "importante" y sus múltiples actividades administrativas le consumían el tiempo que antes dedicaba a sus pacientes. Fue entonces cuando un colega de un colega de otro médico le recomendaron a un cardiólogo joven y, casi, casi, un novato (aunque los médicos especialistas no son novatos después de tantos años de estudio).

Ella nunca se ha conformado con cualquiera, siempre ha sido muy quisquillosa para aquello de los médicos: "muy joven, muy viejo, no me escucha, me atiende muy rápido, se tarda horas en atenderme, su consultorio está muy lejos, no sabe ni como me llamo..." Como estamos hablando de su salud y, en este caso específico, de su corazón, ella tiene mucha razón en procurar encontrar a alguien que sepa lo que hace, lo haga bien y que no se le olvide que está tratando con seres humanos (un mal que comunmente acecha a los médicos hoy en día).

Toda su familia temblaba cuando ella visitó al joven cardiólogo por primera vez: ¿Le gustará? ¿Lo aceptará? Seguro dirá que es muy joven e inexperto... Ella los sorprendió cuando llegó de su cita muy contenta. Dijo haberse sentido apapachada y tratada como ella se merecía: como mujer, como ser humano.

Unos años después, su esposo también se enfermó del corazón. Inmediatamente acudieron con el joven médico y él dio seguimiento a la enfermedad que ahora aquejaba al señor.

Con los años, el joven médico se ha convertido en un médico reconocido y su "clientela" ha aumentado considerablemente. Ya dejó de ser "novato" y es, día a día, mucho más experimentado; sin embargo, esto no ha sido razón para que ella o su esposo hayan sido descuidados.

Ella, él y la familia entera ponen sus vidas en las manos del joven médico. No hace más de un mes que le salvó la vida a ella (una vez más) por haber realizado un diagnóstico certero en el momento preciso. Se asustó, no lo ocultó, lo cual nos habla de su humanidad, de su profesionalismo y de lo mucho que respeta su profesión y a los que trata.

Por él y para él.

Thursday, March 08, 2007

Espada Águila


Estimados amigos blogueros,

Los invito a que visiten el blog de Espada Águila y compartan con él y conmigo sus aventuras.

Gracias.

Monday, March 05, 2007

Una aventura en el metro

Mi mamá nos llevó a mi papá, mi hermano y a mí a la estación del tren ligero y nos bajamos en Taxqueña. Después, nos devoró un enorme gusano color naranja llamado Metro quien nos llevó hasta una exposición de animales disecados. Vimos un oso, una tortuga de carey, un castor, un cocodrilo y una pantera negra. Finalmente, el enorme gusano nos regresó a mi casa. En al camino nos encontramos a unos policías y a un marino.


E.M.P.D. 7 años