Sunday, October 28, 2007

Domingueando

Domingo. Día frío. Día de estar juntos. Día de costumbres.
Comida alemana. Recuerdos y un poco de nostalgia.
Una fuente sin agua y una avenida larga.
De regreso, en el coche, canciones y risas...



A las doce (y media) de la noche,
se cierra el cementerio.
Salen calacas
con ojos pelones.
Tumbas por aquí, ji ji.
Tumbas por acá, ja ja.
Tumbas y tumbas ja ja ja ja ja.
¡Buuuuuuuu!

Por un domingo así, ¡gracias!

Tuesday, October 23, 2007

Manos vacías

Así, un día, como de la nada, me ofreciste tus manos, tu apoyo... Ayer, de un momento a otro sentí que me arrancaste el corazón dejándolo desgarrado y sangrando. Te llevaste tus ojos lejos, a donde yo no los pudiera ver, a donde yo no te pudiera sentir.

Te dio miedo. A tí también te dio miedo y, en vez de afrontarlo, te ganó la cobardía... decidiste volar lejos, lo más lejos posible. A ti también te dio miedo enamorarte.

En un instante, en un suspiro, de repente te fuiste. Me quedé sola, sin tus palabras, sin ti en mis sueños, sin ti en mis mañanas.

El día te lloró, yo no. No te conozco lo suficiente como para hacerlo, yo -simplemente- me desilusioné... me quedé sin esas manos que nunca sentí...

Siento que estas manos no son mías,
que mi alma entera me la han robado...

... siento que estas manos no son mías,
que la magia que está en mi es momentánea,
pero el momento que dure,
estas manos no son mías... están vacías.
I.D.F '94

Foto: Txusman

Sunday, October 21, 2007

Tierra Cálida

Aguascalientes es tierra cálida. Es tierra de feria y jardines, templos y abarroterías con pan y tortilla. Tierra de tres anillos que se recorren entre 50 y 60 kilómetros por hora y de hermosas puestas de sol otoñales.
Los templos ven hacia el cielo, platican con el viento quien es cómplice de las nubes, los árboles y el agua de las fuentes. Las calles tranquilas susurran música de fondo que, al caminar, uno apenas percibe.


Aguascalientes es azul con beige y un toque de blanco, lo que permite que los colores de los lugares más recónditos resalten y griten las historias que tienen que contar, historias viejas con un poco de polvo, una que otra lágrima y muchas sonrisas... historias de amor y desamor. Es ciudad de uno que otro personaje de televisión y de muchos que buscan el anonimato sin darse cuenta que su invisibilidad se desvanece entre merenderos y las luces que iluminan su andar.



Aguas, como lo llaman, es secuaz de reencuentros, permitiéndo que un recuerdo se materialice como en un baile en el tiempo con sincronía perfecta, como un danzón que nos lleva por la memoria. Es lugar de corazones de latón, punto de cruz y frapuccinos de mango. Es urbe protegida por Superman y la luz de la luna junto con los aullidos de su fiel compañera. Huele a café matutino con un poco de cigarro, sabe a cariño añejo que, como los vinos, se engrandece con el tiempo. Si se lo permiten, se escuchan las risas (sí, esas que provocan dolor de estómago) que salen de las casas que, a altas horas de la noche, interactúan con sus habitantes y cantan canciones de antaño.



Es conjunto de escondrijos que juegan a las escondidillas con sus habitantes, los reta a encontrarse a sí mismos a través de lugares históricos, estatuas, monumentos, fotos y uno que otro artista de corazón. Aguascalientes es estado pequeño con majestuosidad incomparable. Es ciudad productiva que invita a la búsqueda de tesoros, incita al amor y a la creatividad. Es hogar lejos del hogar, es mi rincón encontrado, mi casa y -como tal- la extraño.

¡Gracias Aguas por encontrarme... por la reconciliación!




Fotos: Mond

Wednesday, October 17, 2007

...

Imposible que yo te pueda amar,
increíble que el mundo pueda creer
que nuestro amor todo lo puede vencer.
Imposible que lo llegue a soñar.

Cómplices de un mundo sin palabras,
de un mundo de sueños y de creación,
juntos unidos por imaginación,
creando sueños con sólo miradas.

Soñando con tu mágica presencia
y con lo imposible que es sentir
junto a ti tu misteriosa esencia.

Sabiendo que con tan sólo el vivir,
aquel misterio de tu existencia,
convertirá en realidad mi existir.

Tuesday, October 16, 2007

Guadalajara, Guadalajara, Guadalajara...

Guadalajara se ve como ciudad pero no se siente como tal. En las ciudades se ven los coches y la gente, los autobuses, el tráfico y la locura en general. Guadalajara es monumento histórico, es escultura continua. Conjunto de edificios, arcos, árboles y calles llenas de historias contadas y por contar. Mezcla de lo nuevo con lo ancestral.
Photo Sharing and Video Hosting at Photobucket

Guadalajara huele -sí, es verdad- a tierra mojada. También huele a café y un poco a viento con flores. Sabe a agua de lluvia con un poco de sol y, si pones atención, escuchas las voces de los que cuentan las historias que pocas veces se han escrito.
Photo Sharing and Video Hosting at Photobucket

Al caminar ves a la gente pasar, sonreir y vivir. La gente no va en contra de la ciudad, sino que se integra en ella para vivirla y sentirla. Guadalajara se siente como una abuelita de esas que sacan historias desde lo más profundo de su sabiduría y enseñan a los nietos que la vida es más que ir a trabajar y hacer dinero para comer.

Photo Sharing and Video Hosting at Photobucket

Guadalajara es tierra de amigos, tierra fértil que permite que plantes semillas y la riegues para que nazcan los nuevos árboles, flores y frutos. Te escucha y te siente, te abraza al andar y te limpia mientras escuchas la lluvia caer. Guadalajara tiene la cualidad de estar presente a pesar del tiempo y la distancia. ¡Gracias Guadalajara!

Fotos: Mond

Monday, October 15, 2007

¿Por qué el medio ambiente? - Blog action day!

The sun, the moon and the stars would have disappeared long ago... had they happened to be within the reach of predatory human hands. ~Havelock Ellis, The Dance of Life, 1923



Mi mamá era de Austria. Un país lejano a mi realidad, un país de cuento de hadas con castillos, bosques, montañas... en donde las cuatro estaciones cumplen su ciclo anualmente... Es por eso que en mi casa siempre ha habido libros con fotos de todos los lugares del mundo. Cuentos de hadas y duendes que viven en hongos rojos con pecas blancas, en donde las arañas tejen vestidos de seda y las aves se bañan en manantiales de agua cristalina.

Desde pequeña escucho historias de un mundo en donde los árboles tienen la capacidad de retoñar cada primavera y en donde -en otoño- se vuelven de colores ardientes para despedirse por un largo invierno en el cual serán cubiertos por un manto blanco. Historias que me parecían lejanas hasta que las pude vivir y sentir.

Vivo en un país de mares y lagos de colores tan variados como las personas que habitamos este mundo. Un país de raíces agrícolas y antropológicas de muchos años atrás. Vivo en un país de colores en donde la flora y la fauna se destacan por su variedad en razas, estilos, sabores y texturas.

Soy parte de un planeta azul, verde y blanco que no ha dejado de dar para que podamos subsistir. Soy parte de un mundo enojado porque no sabemos interactuar con él, no sabemos respetarlo y, por lo tanto, con toda su furia nos pide que nos vayamos a otra parte. Huracanes, terremotos, tsunamis, inundaciones, tormentas de nieve... "fenómenos naturales" que -como seres humanos- no podemos controlar.

¿Quién nos dijo que nosotros debemos controlar estos fenómenos naturales? ¿Quién nos dio el derecho de quitarle al planeta lo que es suyo? ¿Cómo nos atrevemos a destruir lo que no nos pertenece?

Si no somos capaces de demostrar el más mínimo respeto por la belleza y la fuerza de este planeta, no tenemos derecho a estar aquí, no nos corresponde a nosotros "dominar" al planeta, es algo tan sencillo como aprender a interactuar en él.

Me atrevo a escribir sobre esto, a unirme a un movimiento con causa, porque mi planeta, la naturaleza y su sabiduría, me demuestran día con día que soy un ser pequeño y que tengo mucho que aprender de ellos.

Me atrevo porque todavía me sorprendo al ver una puesta de sol, la luna llena iluminando mi recámara, el mar cambiar de colores... me atrevo porque aún no entiendo cómo ni de dónde salen los colores de las flores, cómo la nieve cubre todo en un silencio sepulcral, cómo es que la lluvia habla al pasar...

Alzo la voz por mi planeta porque, si bien él se sabe cuidar solo, a mi me toca decirle a la humanidad que quiero seguir aprendiendo de él, quiero seguir sorprendiéndome y quiero seguir sintiendo lo que me hace sentir: RESPETO.

Tuesday, October 09, 2007

Sternen

To ®øЮïgõ

...suddenly, I realized that I just needed a little bit of



to spread my wings and fly... again...

Thank you!

Love you!

Thursday, October 04, 2007

Descubriendo Colima II

Y fue así, después de presenciar cómo las mariposas sacan el nectar de las flores, que continuamos nuestro camino hacia Manzanillo.

Tres cuartos de hora disfrutando de colinas, palmeras, nubes blancas que formaban una y mil figuras. El cielo de un azul transparente invitaba a volar... aunque fuera sólo con la imaginación.

Al llegar a Manzanillo no pude más que recordar las palabras de un buen amigo: "aprovecha para encontrar paz interior..." No es difícil encontrarla cuando se tiene al mar de escenario, cuando -al escuchar las olas del mar- puedo pensar en mi Má, visualizarla como delfín y saberla libre. Sentir el agua salada en mi piel, los rayos del sol pintando de rojo mi cuerpo y la arena agregándole un poco de textura mientras siento el viento jugar a mi alrededor, me hacen recordar al pintor de sueños que invita a crear y a construir ideas e imágenes, historias y anécdotas a partir de lo que vemos, sentimos, escuchamos, olemos y saboreamos.

"Aprovecha para encontrar paz interior..." Aunque sea sólo por un momento, la encontré y el conflicto entre sentimientos y emociones hicieron tregua por unas horas. Pude poner mi mente en blanco y me dediqué únicamente a sentir el mar, la arena, el viento...

Colima tenía más sorpresas para mí. Nunca imaginé que -aunque pequeño- este estado tiene tanto que ofrecer. Conocer tierras mexicanas, conocer mi México tiene su chiste. Hay mucho que aprender, tiene tantas cosas que ofrecer que no basta darle sólo unos días, ni siquiera toda una vida...

Cuauhtémoc visto desde arriba, Comala y sus artesanías, su plaza, su reloj dando la hora. El sabor de bebidas exóticas, inventos por descubrir... todo un mundo lleno de sorpresas. Comala es un pueblo blanco salpicado de colores. Huele a palmeras con coco y se siente como un amigo abrazándote y dándote la bienvenida a su casa. Suena a campanas con risas de los estudiantes que están en los merenderos tratando de distraerse un poco.

Colima es un estado digno de visitarse, digno de volver una y otra vez... más cuando una hermana de vida vive ahí. ¡Gracias M!







Fotos: Mond

Monday, October 01, 2007

¿Amar = debilidad?


¿Es curioso no?, cómo me tiene enviciado, cómo secuestra mis pensamientos con tan sólo un beso, una caricia... es curioso, soy más débil de lo que pensaba.

¡NO! El enamorarse no es señal de debilidad. ¿Por qué etiquetar al sentimiento más hermoso como débil? ¡NO! Amar es de humanos, es lo que buscamos en pasado, presente y futuro.

Amarnos es sólo señal de fortaleza, de entrega incondicional. Buscamos el amor para evitar la soledad, pero pocos somos los que nos atrevemos a amar.

¡NO! ¡Amar no es señal de debilidad!

Foto: Mond