Tuesday, May 19, 2009

Momentos

Parece que son las 6:00 p.m. El cielo nublado y la calle tranquila me recuerdan aquellos días lluviosos en NY. La piel de mis brazos no logra calentarse a pesar de la chamarra color vino que me abraza. Es una sensación extraña. Estoy cansada y muy contenta, aunque con miedos e incertidumbres.

Extraño. Mayo es un mes extraño. Tu recuerdo se concentra y a ratos puedo percibir tu olor. Me haces falta y sé que así será siempre. Me duele y sonrío. Es contradictorio. Hay una dualidad en mis sentimientos. Soy feliz, muy feliz. Me gustaría que pudieras verme. Aunque llore, me enoje, tenga miedo e incertidumbre, me siento llena... aunque no estés.

¿Qué más? Rutinas, espacios, movimiento. Tu presencia en mi esencia. Viajes al pasado y momentos entintados de futuro. Dolor, coraje, impotencia. Soledad y compañía. Explicaciones sin razón. Espejeos y el tic tac.

Tu mano en mi vientre. Emociones y sentimientos. Confianza y acompañamiento. Sueños, magia e ideas. Besos y rincones íntimos. Resignificaciones.

Tuesday, May 12, 2009

Chafirete

Empecé mis rondas hace 29 años. Era yo un chamaco de 16 y manejaba un vochito. Mi mamá me hacía unos cojines para que me viera más alto, ya ve, como soy traga-años, imagínese de chamaco, parecía de 14. Me ponía de esos lentes obscuros Ray Ban de mosca, ¿se acuerda? De ésos que estaban de moda. ¡Claro! Eran piratones, pero bueno, ni así se me quitaba la cara de mocoso.

¡Híjoles! ¡No sabe! Cuando me paraban los policías, los que iban en su moto, ¿se acuerda? Siempre me preguntaban cuántos años tenía y yo, pus les decía que ya iba a cumplir los 18, digo, pa' que no dijeran que les mentía diciéndoles que ya era mayor de edad. No, no, yo hasta eso no era tan mentiroso, aunque me echaba unas comedias que para qué le cuento, pos pa' que me dejaran trabajar. Fíjese, les decía a los polis, a los de Aragón, que mi papá se había ido, que nos había abandonado (si mi papá supiera) y que si yo no trabajaba y me llevaban al corralón, pus quién le iba a dar de comer a mi jefa y a mis hermanos, ellos seguros no, ¿o sí? Pus yo digo que ni se la creían ni nada, ya luego me los encontraba, les tocaba el claxon y los saludaba, ya hasta me decían que era yo "el de las comedias", ¿cómo ve?

Pero no se crea, salirme de Aragón si me daba miedo, como ya no eran mis rumbos, tanto así que hasta me ponía bien nervioso, sacaba el clutch así rápido y el vochito se ponía a saltar y pus llamaba más la atención y ya me paraban. Pero bueno, yo ya tenía bien ensayada la comedia, ¿no? Me cae que le habría hecho como actor porque no me ganaba la risa ni nada.

Una vez, imagínese, fui a Las Lomas y que me pierdo. Ya era de noche y yo sin poder salir a Reforma. Ya estaba bien asustado, hasta llorando, para qué le miento. En eso, que me distraigo y un Cutlass me pega bien duro. Le rasuró toda la parte delantera al carro. Pero bien buena onda el señor, yo le dije me distraje, ¿no? y él súper preocupado por mí, como estaba todo lloroso. Imagínese, le habló a su seguro -yo ni sabía qué era eso- y él pago todo, cuando había sido mi culpa... una bendición de señor, en serio.

Si supiera cuántas cosas he aprendido, cuánta gente, cuántas historias... Artistas, señores de negocios, políticos, delincuentes así famosos también.

Ya en un año, año y medio me retiro. Voy a empezar un negocio de tacos de carnes al carbón en 15 días. ¡Ay! Me encanta la cocina, por mi papá. Él tenía unas pulquerías de ésas en donde se sirven botanas con los tragos: moronga en salsa de jitomate, hígado encebollado... Sí, me va a ir muy bien con mi negocio, lo primero es hacerse de clientela.

Tengo un departamento, pero me cambio el año que entra, en febrero. Éste es de 3 recámaras, mis hijos ya están creciendo y no pueden seguir durmiendo juntos. Son niño y niña, bueno, jovencita, ya tiene 12 años, ya se imaginará que necesita su espacio... Sí, ya me voy a retirar, dejaré la manejada, dejaré de ser "chafirete" como me dijo alguna vez una señora de una colonia popular...

Sunday, May 03, 2009

Luna Ámbar

“There are times when silence
has the loudest voice” ~L.B.


La avenida se escucha sola, rápida, llena de rastros de luces rojas y blancas. El viento mueve las cortinas y tira los tres candelabros al suelo. El calor no permite que su piel tenga ni un momento de frescura. Huele a pasta de dientes con crema para la cara, la que suele ponerse en las noches. El vecino mira una película de acción y hay un grillo sentado en el balcón desde la noche anterior.

Una semana y dos días. El libro en turno se niega a concluir para que sigan siendo compañeros de casa. El trabajo es poco, lento. Silencio. Afuera el rojo detiene el vaivén de los autos por algunos segundos. La sirena de una patrulla lo irrumpe y todo vuelve a comenzar.

Silencio. Palabra que tiene eco especial en su tren de pensamiento. Se ha escuchado mucho de éste en los últimos días. Obligado y sin elección. Sin razón aparente y físicamente visible. Silencio. No deja de pensar. Comparte sensaciones e inquietudes y crea. Eso. Ahí está. No importa que no se escuche.

Cada día una letra, cada letra, una palabra, cada palabra, una imagen...

*Foto: Mond
(Editada por Egoardo)
Silencio rojo