Friday, July 31, 2009

Kinder 8

En el coche camino a casa...

Tres: Siete no viene porque se fue al Planetario Luis Enrique Erro.
Mond: Así es. Oye, ¿qué fue a ver al planetario?
Tres: Pues un lugar en donde aprendes de los planetas.
Mond: Ah, muy bien.
Tres: Y del sol.
Mond: ¿El sol no es un planeta?
Tres: No, es una estrella... y también aprendes de los hoyos negros.
Mond: ¿Y ésos qué son?
Tres: Pues unos hoyos negros en el espacio...
Mond: ¡Oh!
Tres: ...en donde vive Dios...
Mond: ¡¿En serio?!
Tres: Sí, cuando no está en el cielo, está en un hoyo negro.
Mond: ¿El cielo y el espacio no son lo mismo?
Tres: ¡No! Mira, el cielo es azul con nubes blancas y el espacio es negro con estrellas y planetas.
Mond: ¡Ah ok! ¿Entonces el hoyo negro es como la casa de verano de Dios?
Tres: Ajá.
Mond: ¿Y qué hace Dios mientras está ahí?
Tres: Pues mira, como Dios ya está bien viejito, no hace casi nada... dormir.
Mond: ¿Dios está viejito?
Tres: Sí.
Mond: ¿Y por eso duerme en el hoyo negro?
Tres: Sí... ya no me acuerdo.

---------------------------------------------------------------------------------------------------------------------

En el sillón de la sala...

Mond: Yo digo, que con esas pestañas, sales todas las noches a volar.
Matt: Tí.
Mond: ¿Y a dónde vas?
Matt: Allá (señalando hacia el cielo).
Mond: ¿Y vuelas por las nubes y las estrellas?
Matt: Tí... moon!
Mond: (Ojo Remi)

Monday, July 20, 2009

Treinta y cinco


Treinta y cinco siempre me parecieron muchos. Significaban esposo, tres hijos, un gato, un perro y el ir y venir por esta caótica ciudad.

Treinta y cinco, en mi caso, se definen de una manera muy distinta a lo que siempre imaginé (aprendí), son equivalentes a muchas cosas pero, sobretodo, a reconocimiento de identidad individual, en familia, en un país en el que siempre crecí y al que apenas empiezo a hacer mío.

Caminando por el zoológico hace unos días, inhalando el eucalipto hasta lo más profundo de mis pulmones, no era más que una niña devorando un lugar lleno de infancia, de colores, de enseñanzas a través de las arrugas de un rinoceronte, la pata de un tigre y la trompa de un elefante. Sí, esos treinta y cinco no han hecho más que enseñarme que la inocencia de un niño es la mejor maestra y a quien le debo mucho de lo que soy.

Enojada con un sistema educativo pobre y mediocre, entendí que mi crecimiento y aceptación como ciudadana no están únicamente en ese enojo despotricante de palabras altisonantes o en el 10 que saqué en Español cuando iba en secundaria, sino en mis propuestas, mis creaciones y en la defensa de los ideales que he hecho míos.

Treinta y cinco son millones de experiencias que se han ido almacenando en mi memoria (a la cual a veces maldigo) y las cuales me permiten ser quien soy, sentir como siento y pensar como pienso.

Y así se queda, incompleto y sin sentido, sin secuencia, así para seguir sintiendo, pensando, succionándolo todo... para seguir siendo quien soy.

*Foto: Mond
Toasting life
**Everyday - Buddy Holly

Friday, July 17, 2009

Tener y sentir

“Colors, like features, follow
the changes of the emotions.”
~ Pablo Picasso


Es viernes. Estoy de vacaciones y por fin me regalé unos minutos para escoger las fotos para el juego de 12 marcos que compré hace como tres meses. Parece que afuera hace calor y creo que mis plantas tienen un poco de sed.

Tengo una sensación extraña. Siento que mi corazón crece tanto que explotará en poco tiempo. Se siente bien aunque suene raro. Hace tiempo que no me sentía así. Es tan fácil y me gusta complicarlo todo. Quizás algún día entienda y aprenda a evitarlo. Ojalá.

Tengo un secreto. Hace mucho que no tenía uno que fuera sólo mío. Tendré que ser paciente. Pensar en él me hace sonreír. Tengo un cómplice, sólo uno, el mejor. Siento un cosquilleo en la barriga, como cuando se es niño.

Soy feliz.

*Foto: Mond
Colored mirror
**They live in you -
The Lion King Broadway

Sunday, July 12, 2009

Happy birthday Tres

♩Pero si me dan a elegir
entre todas las vidas yo escojo
la del pirata cojo con pata de palo,
con parche en el ojo, con cara de malo,
el viejo truhán, capitán de un barco
que tuviera por bandera
un par de tibias y una calavera.
~ Joaquín Sabina


"Entonces, sería un súper círculo, con piso arriba -en donde van las casas y edificios- y abajo tendría un pico, por donde sale fuego y con ese fuego sale volando hasta llegar al espacio..."

Y de la nada saca unas historias increíbles, habla de dragones de agua, de viento y de tierra, de coches azules, convertibles de 16 velocidades que le ganan a cualquier otro y que me invitará a compartir estas increíbles aventuras.

Es sagaz y dice que la escuela le aburre, que preferiría quedarse a jugar todo el día. Ya sabe sumar, restar y comienza a leer. Canta como ninguno y sus chistes son combinación de realidad con fantasía.

Me niega sus chinos sin saber que cada vez que lo hace me dice "te amo" y se trepa como chango para abrazarme y besarme...

"No, no voy a dejar de crecer, seré alto y grande y fuerte y nunca, nunca me dejaré crecer los chinos..."


*Fotos: Mond
-Tres-

Monday, July 06, 2009

Fairies & wishes...

Ubuntu: "Yo soy porque somos."

Llevo días buscando un hada, quizás un duende de ésos que viven en un hongo rojo con puntos blancos o, con suerte, un unicornio blanco que brille a la luz de la luna, ésa que hoy está llena.

¿Por qué? No lo sé con la certeza con la que me gustaría saberlo. Así soy. Creyente de la magia... los sueños... aunque -a veces- no sean míos.

¿Los deseos? Ésos ahí están...

1. Un tatuaje de fantasía en mi espalda baja.
2. Un atardecer sobre una colina.
3. Caminar bajo la lluvia y brincar en los charcos.
4. Un certificado de regalo para comprar ropa.
5. Un día lleno de fotos.
6. Un tornamesa para mis LPs.
7. Besos, muchos, muchísimos.
8. Un certificado de regalo para comprar zapatos.
9. Abrazos, también muchísimos.
10. Una gran planta para mi balcón.
11. Un poco de imaginación.
12. Un armazón de lentes nuevo.
13. "Te quieros", sí, también muchísimos.
14. Un horno-tostador.
15. Unas repisas de madera obscura.
16. Un baúl de madera obscura, no rústica.
17. Cuatro minutos bailando junto a él.
18. Velas y vino, quizás un poco de queso y uvas.
19. Tarjetas de colores hechas por niños.
20. Una nube para mi papalote.
21. Un rayo de sol en mi cama.
22. Un viaje a la playa.
23. El DVD (región 4) de Triunfo a la Vida.
24. Flores, muchas, muchísimas.
25. Marcos de madera obscura para mis fotos.
26. Una TV pantalla plana.
27. Visitar el zoológico de Zacango.
28. Patinar sobre hielo y no perder mis rodillas en el intento.
29. Un certificado de regalo de iTunes.
30. Que mi proyecto se haga realidad.
31. Una estrella.
32. Una noche cálida en mi balcón.
33. Viajar a lugares nuevos.
34. Los recuerdos que tienen mis hermanas sobre mi Má.
35. Vida, hilos de colores...

Uno por año... en 14...

Friday, July 03, 2009

Yo

No, en realidad no recuerdo cuál fue el primer concierto al que fui. Tampoco recuerdo la primera vez que me subí en un avión o cuántas veces he pensado en tatuarme una varita mágica en el tobillo izquierdo, de todos modos, no sé si algún día lo haré.

Me gusta lavarme los dientes con agua muy fría, desmaquillarme los ojos con cuidado y cubrirme de crema después del baño. No tomo café porque me hace daño y normalmente prefiero una bebida fría para comenzar el día. Me encantaría tener una casa en alguna playa cercana a un bosque y cubrirme con un gran suéter cuando salga a caminar.

A lo primero que le pongo atención en la mañana es al canto de los pajaritos y, desde que murió mi mamá, pienso en cómo vería ella el día si se asomara por la ventana. Algunas noches lleno mi casa de velas y me acompaño de música clásica mientras miro incansablemente a través del cristal.

Tuve aproximadamente treinta días para cerrar uno de los ciclos más intensos que he vivido y llevo más de 500 hilvanando hilos de colores. Le tengo miedo a la palabra "interesante" y al sonido de pasos alejándose. Lloro fácilmente al ver películas románticas y me enamoro irremediablemente de alguno de sus personajes.

Me hipnotizo cuando estoy aprendiendo algo y abogo por los sueños y la imaginación. Creo en los seres humanos pero no en sus incongruencias. En más de una ocasión he querido despojarme de mis recuerdos aún cuando éstos son mi tesoro...

No, tampoco recuerdo de qué color fue mi primer vestido o cuántas veces he dicho "te amo"... ¿Qué importa? Hoy, hoy lo dije.

Ex toto corde