Thursday, December 31, 2009

Full Moon - Dec. 31st, 2009

Hoy es 31 de diciembre y es luna llena.


Parece que no logro despertarme después de las 8:00 a.m. La extraña falta de movimiento en el depa cambia las cosas y mi sueño parece estar en estado perenne de vigilia.

Hace unos minutos se escuchaba el agua correr en el lavadero de la vecina de atrás y recordé que ese fue uno de los primeros sonidos que distinguí cuando llegué aquí. Cuando la cama todavía no estaba acomodada y no había sillón.

Los cuatro coches están estacionados en el garage y parece como si todos durmieran. Todavía huele un poco a café y de fondo escucho a Beethoven.

En la avenida los coches apenas empiezan a correr y en la pared mi atrapasueños se mueve un poco a causa del viento.

En los cajones la ropa doblada y en el clóset los zapatos aún están un tanto desacomodados. El refri alberga una botella de vino abierta y el jamón serrano que no nos terminamos hace unos días. En el comedor, la pared tiene rayones verdes y, en la mesa, algún ticket olvidado a propósito.

Mis carpetas y cuadernos descansan sobre la bocina derecha y en el taburete café de la sala aún no decido qué guardar... quizás un montón de recuerdos, como siempre.

En el balcón las hojas secas del árbol de la calle anuncian un otoño tardío fusionándose con el frío del invierno que se logra colar por el gran ventanal. En el reproductor de DVDs el disco que dejamos pendiente y mis plantas con un poco de sed.

Comienzo a planear la siguiente semana. Pienso en ellos y trato de inventar algo nuevo... como siempre.

Las rutinas y lo cotidiano. Su presencia y sus cuidados. Su paciencia y su cariño. Mis berrinches y mis sueños. Mis deseos y su magia... nuestra magia.

Cinco niños y un abuelo. Un gato y dos perros. Tres hermanas y un papá. Mi madre a través de los recuerdos y de las viejas costumbres. El reloj que no se detiene y el cajón virtual lleno de fotografías.

La complicidad de mis locuras y el sabor del helado de yogurt. Los besos de cada noche y el estrés de la incertidumbre. El pan dulce en el desayuno y las pláticas en el tráfico.

Los abrazos y los pleitos. Crecer y aprender. Aceptar sin entender. Amar y querer.

Hoy es 31 de diciembre y es luna llena.

*Foto: Warmth


愛しています

Tuesday, December 29, 2009

Me conoces

A veces los silencios prolongados me producen escalofríos. Cuando el frío recorre mi cuerpo y eriza los vellos de brazos y espalda, es cuando me doy cuenta de que ese silencio prolongado, largo y -aparentemente- sin sentido viene desde adentro.

"Silencio", decía. "Verás que quien tenga que hablar, lo hará." Puedo pasar horas en silencio, sin hablar, ensimismada en mis pensamientos, imaginando que arreglo un mundo que no me pertenece. Haciendo como si escuchara lo que sucede a mi alrededor y creyendo que pasan cosas que, quizás, jamás pasarán.

"Te fijas en todo", dijo. "A veces pienso que imaginas todo un mundo de cosas a partir de lo que observas con esa lupa que pareces tener". Tiene tanta razón. Toco puertas o -simplemente- entro y veo las recámaras. La computadora o la lámpara en el buró. Algunos libros en el piso junto con los pantalones sucios y un par de calcentines. El baño no es grande, sólo blanco. En el jardín, algunos insectos que en ocasiones salen y apuestan su vida en ello...

Una imagen, una palabra en una hoja de papel o a través de la pantalla. La letra de una canción o el comercial de la televisión. La escencia de la lavanda y el ámbar o el café con tabaco... cualquier cosa detona el silencio, ese que viene de adentro y me lleva a otro lado... ahí, en donde -quizás- el ladrido de un perro me haga sonreír.

Ex toto corde

96% llena

Sunday, December 27, 2009

¿Qué más da?

There is an US in YOU and ME.

Los días en vacaciones son largos, muy largos. Como si se nos diera permiso de tener más tiempo para hacer más cosas, o menos. Todavía no me queda muy claro.

Tengo muchos planes, cosas por hacer que no hago cuando estoy trabajando y -de todos modos- no logro completar ninguna. No sé, siento que no tiene caso hacerlas... ¿para qué?

Los pendientes de trabajo también están en pausa. Sé qué tengo que hacer para hacerlos y no los hago. Prefiero leer un libro o ver alguna película. Hacerme bolita en el sillón y dormir una siesta o asomarme al balcón a ver la vida pasar.

Todo tiene un ritmo diferente. Todos.

El clóset se reacomoda y saco lo que hace más de un año que no utilizo. A pesar de todo, las viejas costumbres son sólo eso, viejas costumbres.

Tomo "The Divine Comedy" y leo un poco, disfruto de sus magníficas ilustraciones y luego lo devuelvo al estante. No es mío. Steinbeck me roba algunos minutos pero todavía no me invita a quedarme otro largo rato como lo hizo con "East of Eden". Tomo la revista que está en el buró y sólo la ojeo. Las palabras parecen no ser importantes.

Escucho música mientras reacomodo las plantas y veo a mis vecinos ir y venir. Las calles tienen un ritmo peculiar y con las tijeras recorto imágenes que me hablan con sus colores... o la ausencia de éstos.

El sonido de mis dedos al escribir ha cambiado. Dejé ir lo que fue mío por casi tres años y adopté algo que ahora es nuestro.

Es domingo...

Te iubesc

Saturday, December 26, 2009

Nada más

Shades of night are lifting...
...winds of snow are drifting.


Vacío. De repente se perdieron todas las ideas y lo único que quedaba era lo que sucedía a su alrededor. ¿Lo habrá logrado? ¿Habrá logrado dejar de pensar, de sentir?

No duró ni un minuto, tan sólo unos segundos nada más. Los recuerdos, los planes a futuro, las palabras regresaron con más fuerza que nunca, se revolcaron y ella no supo si sonreír o quedarse esperando a que se volvieran a ir.

Sus manos frías le recordaban que ahí estaba aún. Le era casi imposible tragar y las lágrimas amenazaban con escaparse. ¿Sería algo pasajero?

El viento helado se sentía por todas partes aunque la música cubriera su sonido. Ahí estaba. Siempre. El sol engañaba brillando en el cielo y las nubes vagabundas no se quedaban por mucho tiempo.

Ahí estaba. Solo estaba. El mundo parecía detenerse poco a poco y ni el ruido de los coches lograban acelerarlo. ¿En qué momento sucedió todo?

Un instante más. Tenía adormecidos los brazos y comenzaba a perder sensaciones en el resto del cuerpo. ¿Será posible?

Sonrió y luego apenas se escucho su risa. El viento helado se convirtió en cómplice y las nubes llegaron a puerto.

Sintió el calor de sus brazos rodeándola y acomodó su cabeza en su hombro, en su rincón. Una sóla lágrima escapó...

Nada más.

Jeg elsker deg

Friday, December 25, 2009

25 de diciembre de 2009

Lluvia de ideas... de sentimientos.

Estoy acostada en la cama que fue mía por muchos años, en mí cama, en casa de mis papás. Mi gato está recostado a mis pies y afuera se escuchan unos golpeteos y no logro descubrir de qué son. El sol entra por la ventana -como siempre- y mi papá aún duerme en su recámara. A lo lejos escucho un gallo cantar y sigo sin entender cómo es que en esta enorme ciudad existen sonidos de rancho... nunca lo he entendido.

Ayer fue un día especial. Comenzó temprano con un ritmo pausado y algo lento... rico. Los días de Nochebuena siempre habían sido algo rápidos, movidos... las cosas cambian poco a poco.

Hay personas que logran que mi corazón sonría a pesar de los días nostálgicos. Los niños y su magia, sus ojos azules, su mirada diciéndome lo mucho que me quiere.

"No existen los días perfectos, existen los momentos perfectos", así, en una colección de sucesos, se van creando esos recuerdos que luego me da miedo soltar y que -en ocasiones- me impiden inventar nuevas aventuras para vivir quizás colgada de un manojo de globos de colores o -simplemente- en el sillón de casa acurrucada en sus brazos.

Las cosas ya no son como antes, no. Aquello que fue mi mundo hoy ha ido cambiando por el que yo he ido inventando. Me doy cuenta de las imperfecciones, de la humildad, de que existe una realidad diferente a la que me fue presentada y la que yo decidí adoptar como mía. Me gusta lo que soy, quien soy y hacía dónde voy. Me gusta que esté a mi lado.

Ayer descubrí muchas cosas, ésas que permanecen en mí sin saber aún si podré o querré compartirlas. Me he vuelto algo egoista aunque compartirme sea algo que disfruto enormemente.

Esto no es más que un conjunto de letras. Ideas sueltas sin pretenciones claras. Esto es un poco mi cabeza juntándose con mi corazón. Esto soy yo tratando de entenderme sólo a mí.

El gato duerme y se comienzan a escuchar las risas de algunos niños jugando con sus regalos de Navidad. Hay poco viento y el gallo ya dejó de cantar. Calma. Todo a su tiempo...

Aku cinta kamu

Tuesday, December 01, 2009

Horas

"Darling, these are big difficult ideas...
It's not something
for children
to worry about..."
~Philip Pullman.



Faltan unas horas para que la luna esté llena y no puedo dejar de pensar en mí. Juego con el tiempo. Hace unas horas leía que los seres humanos nos definimos en la adolescencia y yo no siento esa definición... sólo la que tengo cuando hay luna llena.

Este mes tiene dos lunas llenas. Hoy, 1 y el último día tanto del mes, como del año, el 31. No es casualidad que resignifique mis diciembres junto a quienes amo y junto a quienes saben y conocen mi mundo a través de mis sentimientos.

Uno es quien ha tocado mis profundidades y quien me ha enseñado que el mundo no está hecho de cristal, sino que es como aquellas maquetas de primaria que hacíamos con plastilina, moldeable y disfrutable aunque el olor a petróleo no sea mi favorito.

Si mi alma estuviera desprendida de mí y fuera algún otro ser vivo sería un mutante con poderes mágicos y no permanecería quieto ni un instante. No se esperaría que fuera estable ni que comprendiera los estatutos sociales de un mundo hipócrita y lleno de mentiras. Sería capaz de volar y nadar, de caminar hacia adelante y hacia atrás. Sería de muchos colores y monocromático. No pasaría nada y nadie diría nada, nadie esperaría nada...

Hace unas horas también leí que nos relacionamos con los demás para completar lo que no tenemos, lo que nos hace falta. Así es como me rodeo de los que tienen lo que yo no tengo deseando que ellos no esperen que yo tenga lo que ellos ya tienen.

En unas horas la luna estará llena una vez más...

من شما را دوست دارم

*Foto: M.D.
Otro regalo