Saturday, May 22, 2010

Inevitable

"Eventually, time always runs out."
-Dear John


Creo que ahora entiendo porqué. En realidad no hay nada que creer. Todo es, todo fluye. Me subo al avión y busco un pretexto para no aburrirme en el espacio, en el tiempo que dura cambiar de un mundo a otro. Pienso en mí y en mi vida pasada. Es inevitable. El reencuentro. Es inevitable.

Me gusta la soledad. Mucho. Me gusta rodearme de gente y observar las historias en mi cabeza que invento de cada persona. Estoy sola. Fotografiarlas me inquieta no sé bien porqué. No importa. Disfruto mi compañía, la plática y los silencios que son aliados de las palabras. El sonido de la cámara al disparar, al capturar la imagen, al encerrarla para ilustrar... para ilustrarme.

Todos dicen algo, me cuentan un secreto y no lo saben. Me explican que necesito la certeza de saber que estás, que no te irás, que el tiempo no se detiene, que la distancia es traicionera pero el espacio, el espacio es estrategia.

Huele a hierba mojada con una pizca de sol. Las bombas rojas forman un corazón en compañía del viento y las estrellas brillan en forma de nota musical. Su mano tocando vida, sus rizos jugando al saltar y la pluma corriendo libre sobre la hoja de papel.

Vestidos al vuelo, el carrusel en su viaje interminable. ¿Y yo? Yo sólo un ser que observa, que siente a través de los demás, a través de un segundo tras otro. Yo, yo sólo escucho, me empapo, distingo colores y el sabor a limón que se derrite en mi boca me ayuda a pasar saliva.

Aquí son. Todos. No importa qué, no importa quién. Aquí, soy.

*Foto: Mond
**By myself, always always

Wednesday, May 19, 2010

Cosas tribales

=La iniciación=

Levantarse y mirar por la ventana. Sentir que estoy en la selva y saber que toca apurarse aunque lo que más quiero es quedarme y seguir durmiendo... eso es lo que creo.

Cuatro horas de viaje por la libre en compañía de mentes tan caóticas como la mía no es más que un simple placer... si es que los placeres son simples.

Hay personas con las que, así, sólo así, se hace click. No somos iguales y sabemos muy pocos unos de otros, pero hay algo que es y no se necesita más.


=La tribu=

De vez en vez me doy cuenta de cómo cuchichean a mi favor. Es como si estuvieran tomando la decisión de aceptarme o no en su tribu. Los veo sonreír y sonrío como un reflejo. Estoy nerviosa.

El sentido de pertenencia es real, no sólo algo dentro de mi cabeza, se logra percibir en cada comentario, en cada momento de atención constante y recíproca, en los comentarios en voz baja. Me escuchan.

Comienza a sonar "El Rey León - Broadway" y éste hace su magia... esa que me ha tocado una y otra vez. Ahora es cómplice.

"Somos una tribu", dice el Doc, "y como tribu nos respetamos, nos cuidamos, aunque no nos entendamos", digo yo.

-Dios del Sol- Quetzalcoatl. Dicen que subió al volcán y se vio la luz, el astro. Era él. Y Roca Partida, cuanta la leyenda, es un brazo del volcán; también cuenta la leyenda, que es una cueva pirata en donde -más allá del mástil del barco- se encuentra el tesoro...

Roca Partida, para mí, comienza en un río, en una lancha (Mar Sagrado), en el viento colmado de gaviotas y en los lirios que enmarcan el viaje. Es la parvada de pelícanos y garzas dueños de aquella isla que se ve a lo lejos, es agua con estrellas, galletas de mar... Roca Partida es lugar de tribu... mi tribu.

*Foto: Mond
"Roca Partida, lugar tribal"

Huele a café... café de vacaciones.

Un viaje hermoso desde el principio. La Ciudad de México me despidió fluídamente y la carretera estuvo deliciosa. Los volcanes diciendo "hasta pronto" y, aquí, El Pico de Orizaba, "bienvenida".

El calor humedece mi piel y, por primera vez desde mi regreso de NY, no me molesta, lo disfruto enormemente.

Huele a café y me encanta. El aromo junto con el calor húmedo es distinto al de casa. Es tropical, es café de vacaciones.

Tostadas de cazón, naranjada y ensalada verde. La banda del "pueblo" celebrando "algo" del "Club de Leones".

El bolero trabaja y su cliente con guayabera parece conocedor del lugar. Huele a grasa para zapatos y mi piel se siente tibia. Es extraño, pero no me desagrada la combinación de elementos.

Hay una brisa que amortigua el calor y acompaña los murmullos de la gente.

Monday, May 10, 2010

Outcast

Así, de repente,
el 10 de mayo se convirtió
en una fecha en la que no encajo,
en la que no pertenezco.

Ella odiaba esta fecha,
pero le encantaba la idea,
el pretexto, los regalos,
la atención, el no cocinar.
Un tanto incongruente,
un tanto ella... como siempre.

Aquí están mis lágrimas,
por ella las que salen,
las que no, por mí.