Wednesday, December 21, 2011

Vanille Kipferl

"Christmas is doing a 
little something extra 
for someone."
 -Charles Schulz


Teníamos una gran cocina. Mi Ma solía sacar el lavatrastes de su cajón y lo ponía en el centro de la gran cocina. Yo acercaba mi silla y me subía en ella. Harina, mantequilla, azúcar, almendras... Un cuchillo y un par de manos muy limpias. Amasar parecía ser lo más fácil. Mientras el cigarro se consumía en algún cenicero lejano, las cuatro hacíamos "lombrices" de masa para luego transformarlas en cuernitos.

 "¡No!" 
 "¡Está muy delgado!" 
 "¡Se va a romper!" 
 "¡Ah! Ese quedó muy bien." 

Engrasábamos la charola, acomodábamos los cuernitos, entraban al horno, hacíamos más. El olor es el que indica que ya están listos y así, muy calientes, había que bañarlos de azúcar, esa, la especial traída de aquel rincón del mundo.

 El olor se fusionaba con el del pino en la sala y el de la madera que caracterizaba aquella gran casa. Mi casa. Mi Pa se nos unía provocado por su nariz y en momentos, los 5 rodeábamos el lavatrastes engrasado con sabor a vanilla. Él no metía mano, sólo para probar algún cachito roto y con el permiso de ella. Para nosotras era igual, sólo con permiso podíamos accesar a ese sabor único que se deshace en la boca, ése que esperamos todo el año, ése que todavía hoy, me hace sonreír.

*Foto: Mond
Vanille Kipferl

Thursday, December 08, 2011

Siempre - siempre


Hay días así, mágicos. No se necesita mucho. Creo que es más bien cuestión de cumplir deseos propios. Make them happen. Verlos con lente distinto. Recordar por qué y para qué estamos. No sé bien cómo explicarlo. Me remonto a hace algunos años en los que un día no pude tener secuencia en mis pensamientos. Así me siento hoy. Un poco de pasado, todo el presente y -quizás- una pizca de futuro.

Me gusta involucrar a quienes quiero en proyectos especiales. En retos personales en donde sé que sólo ese alguien puede enseñarme algo, compartirse conmigo. Un poco de pollo, arroz, frijoles. Caminar de la mano y reír con respuestas locas en inglés. Que extraño no tener un primero o un segundo, menos un finalmente.

Trabajar con música de fondo y cumplir sueños de antaño. Siempre se puede. Siempre - siempre. Me gustan los días así. Sin secuencia. Contigo. Con él. Aprendiendo de A, E, G... del rey y el incesto. Riendo. Recordando. Creando.

Wednesday, December 07, 2011

Almendras

Creo que perdí una almohada. En algún momento desapareció. Me levanto y la busco, no la encuentro. Me visto. Tomo mi pastilla diaria. Camino a la puerta y tomo las llaves... la correa. Jack salta emocionado. Como si fuera la primera vez. Bajamos las escaleras, coloco la correa y abro la puerta. Salimos. Viento frío y los rayos de sol colándose entre las ramas. Cotidianeidad.

Doblo a la izquierda y paso a través de los que esperan sus quesadillas matutinas. Unos metros más. No reconozco el olor. Frío. Sol. Azul. Repaso la lista y la esencia irreconocible aún no encuentra el cajón indicado en mi memoria. Hojas secas. Los coches que pasan. Aquel akita al otro lado de la calle. Inhalo. Swish. Swash. Barren.

Tu chamarra me envuelve como casi todas las mañanas frías. Otra vez el frío. ¿A qué huele? Doblo a la izquierda otra vez. Ventanas. Ardillas. Izquierda. Ladran dentro de las casas y pienso en escribir. Un claxon. Otro. Correa corta. Cruzo la calle. El árbol de flores gigantes. Una pausa. Esferas azules. Me detengo. Inhalo.

Sí, huele a almendras.