Monday, February 25, 2013

Rush Hour



¿Cuánto tráfico habrá hoy? ¿Hasta dónde llegará la fila de autos? Conecto el iPhone al sonido del coche. Busco entre mis listas y elijo la que va con mi estado de ánimo. Varía mucho. Beethoven, Mozart, el concierto de Aranjuez, The Carpenters o musicales de Broadway entre muchas opciones más.

En el camino, hay espacios que me permiten leer noticias o responder algún correo perdido. También existen esos espacios en donde puedo acelerar y disfrutar de los árboles y del cielo.

Ahí, en el poniente de la ciudad, parece que la gente paga por los atardeceres que se vuelven cotidianos. Yo me pregunto si todavía hay quien se detiene a admirarlos, respirar profundo y sonreír. Yo lo he hecho más de una vez.

Por mi cabeza pasan un sinfín de ideas, de recuerdos, de problemas sin solución y de paisajes inventados desde los elementos que se me ofrecen. La casa de la esquina con sus ventanas siempre abiertas y la luz siempre encendida; el poli de la caseta que parece estar de buen humor; el teleférico rojo arriba de mi cabeza o los trineos deslizándose en la nieve hasta llegar abajo.

El tiempo se mide en canciones y en luces verdes, en placas conocidas y en autos de lujo. Subidas y bajadas, llegar a la cima de la montaña y disfrutar de un lindo espectáculo de luz, sonido y olor a ciudad.

De Reforma a Periférico y de Periférico a casa. No importa cuánto, importa cómo, qué y para qué.

Wednesday, February 20, 2013

*Cinco*



Un restaurante, tú y yo. Tú ordenabas por los dos. Delicioso.

Si el primer beso fue robado, el que sigue ¿por qué no?

Monday, February 18, 2013

De luna y de locos



Llegué y me senté. Junto a mí, él. Las luces comenzaron a cambiar y a lo lejos se podía identificar una figura humana. Se movía hacia mi izquierda. Su derecha. Comenzó a hablar de su trabajo y del gobierno. De perros chismosos, de ella y del rey de España.

Una cama, una mesa. La cobija que es vestido y la pared que le acompaña. En medio: yo. Lo que está bien y mal. Lo que se acepta y lo que no. La imaginación que persigue a la creatividad o viceversa. La tierra sentada en la luna y un ejército de soldados que la defienden.

En mi cabeza: tú. Nuestras locuras, nuestros viajes, nuestros abrazos y nuestros besos. Lo incierto y aquello que nos llama locos.

Afuera la luna. Sí, ella amenazada por la tierra. Por la realidad impuesta y por el miedo a ser quien se es. Así pues, soy.

Me quedo con tu "pues sí". Te dejo mi "te amo".

Soy, la luna: Mond

Saturday, February 16, 2013

¿Me crees?

¿Y si camino descalza sobre la arena, sobre el mar? Quizás sobre la nieve para dejar de sentir. Sobre el pasto recién regado o sobre las hojas secas.

¿Y si cierro los ojos y vuelo, si me asomo desde arriba? Navego a través de las nubes sintiendo el viento en mi cara. Doy tres volteretas y paso al raz de aquel lago.

¿Y si nado sin ropa y el agua me acaricia toda? Toco las piedras de río con las puntas de mis pies. Pruebo el agua que brota de aquel manantial.

¿Y si te beso en los labios, en tus ojos, en aquel mi rincón favorito?

¿Y si te digo que te amo, me crees?

Thursday, February 14, 2013

En La Condesa

El piso se mueve cuando pasan los camiones. Todo retumba y parece que tiembla. Desde la cocina se percibe el delicioso aroma del ajo y la cebolla, quizás algo más que aún no logro distinguir.

A mi izquierda, Jack que ya paseó y le toca un rato de descanso. A mi derecha, O jugando con el iPad de mamá. S trabaja un poco y ronda la cocina de vez en vez para supervisar el platillo gourmet del día.

Los perros afuera ladran, las calles rugen y la gente no pausa. Es un día caótico y lleno de hipocresía. Yo me refugio aquí, con mi gente y en mi espacio. Haces falta. Mucha.

Wednesday, February 13, 2013

Aquí

No sé bien a qué hora me tengo que ir. Hoy he tenido más tiempo sola y me siento a respirarte en la distancia. Los recuerdos se meten sin invitación mientras la lavadora trabaja a marchas forzadas. La tele suena junto a mí pero no le pongo atención. Busco en el futuro y sólo logro llegar al pasado una y otra vez.

El olor a detergente invade el depa. Como aquella vez que había pocos cambios de ropa. No importó. Jack duerme. Se ve cansado de ir y venir, de no estar en su espacio, de no pertenecer. Las plantas tienen sed y el sol ya calienta la sala. Me refugio en la recámara y no dejo de sentir ese estúpido hueco en el pecho.

Civismo no me llama, pero aún así hay que ir a trabajar. El reloj descansa en el buró esperando abrazar mi muñeca. Los aretes, el anillo, el collar. Salgo a caminar y no me reconozco en el reflejo de los autos. El calor me abruma y las jacarandas en la banqueta me hacen sonreír.

Tuesday, February 12, 2013

6:39 am

Despierto cada hora. Calor. Frío. No puedo dormir. Acaricio a Jack y pienso en mañana.

Laboratorios médicos, el plato del bien comer, el sistema óseo, correr. Pagos, transferencias, NY...

La radio canta las noticias. 6:36 am. Norcorea y la renuncia del papa, una mujer que muere en Tecamachalco y los atardeceres de ayer.

Un poco de futbol español y el refri que sigue ronroneando. El Necaxa y el América, el tránsito que aún avanza muy bien y el sol que todavía no se decide a despertar.

6:39 am.

Monday, February 11, 2013

No estoy. No soy.

Suenan las campanas de alguna iglesia cercana. Algunos pájaros cantan y, en alguna escuela, toman distancia por tiempos y avanzan a sus salones. Una ambulancia corre al hospital y Jack me pide salir con la mirada.

La cobija amarilla que envuelve mis piernas me llena la garganta de nostalgia y, en el cuarto de junto, se escuchan las noticias de la televisión. Aquí no pertenezco. Ni allá.

En el rincón mis tenis y en el baño mi Buff. El sol comienza a colarse con la fuerza con la que nunca se ha colado allá. Comienza a hacer calor y en mi pecho el vacío sólo se hace más grande.

El día ha comenzado y los recuerdos empiezan a asaltarme. Mi corazón se brinca latidos y las lágrimas se quieren escapar. Los ladridos de aquellos perros me recuerdan a nuestros vecinos de atrás. Mis vecinos.

Un gallo y un coche. Más pájaros y un conjunto de imágenes. Hoy no quiero estar, no quiero ser.

Sunday, February 10, 2013

Si pudiera olvidar

Camino sobre las semillas que tiran las jacarandas. Se siente suave y crujen de un modo muy particular. Jack corre en el camellón y busca ardillas para jugarles alguna broma... nunca caen.

El sol se asoma desde hace ya varias horas y aún así prefiero la obscuridad y el silencio que me ocultan. El tiempo no deja de pasar y las cosas sólo se desacomodan más. No sé. No sé qué me pasa. Seguro es la pérdida o los recuerdos o la mentira o el amor. Seguro es la falta de pertenencia y la ignorancia social.

¿Qué importa? Ya todo está roto y las piezas comienzan a perderse. Busco respuestas y me encuentro con aquellas que más duelen.

Nada que hacer. Respirar profundo, llorar, extrañar y, algún día, olvidar. No quiero. No. Afuera el sol y los pájaros. Aquí los recuerdos perennes y el refri ronroneando. Las matemáticas en mi cabeza y las náuseas que me acompañan.

No quiero. No.