Saturday, September 10, 2016

Con olor a lluvia y una taza de chai

No sé, quizás sea la distancia o el sentir que estoy donde debo estar, pero me dieron ganas de escribir. Afuera el viento ha estado platicando con las hojas de los árboles por horas, el sol viene y va mientras se esconde tras las nubes y -casi nunca- se escucha un auto pasar frente a la casa. 

En la cocina (creo) se escucha la TV y Jack seguro está afuera con su nuevo mejor amigo. ¿Yo? Tratando de encontrarme a solas en un espacio nuevo, lejano y -a la vez- ya mío. 

Es como estar enredada en el tiempo, en mundos paralelos y en una especie de dimensión desconocida. Es sentirse cansada porque cumplir sueños cansa y es seguir soñando e inventando la vida. 

No sé, son letras con sabor a chai y un poco de tinto, con olor a pasto recién cortado y de color café. No importa en realidad. Son para mí, para que -en unos años- me hagan sonreír. 

*Wisconsin a una semana