Tuesday, October 03, 2017

Click clack

Se me antojaron unas palomitas. ¿No les pasa? De repente están trabajando, leyendo o caminando cuando les pega un antojo, un recuerdo o un "¿qué pasaría si...?" 

No sé en realidad qué quiero escribir. Sólo -de repente- me dan ganas de sentarme a escribir. Quizás del sonido de la ambulancia que acaba de pasar y de como hace que mi corazón se salte un latido. O del gusto que me dio volver a ver a mis niños hoy que volvieron a clases después de varios días post-sismo. 

Los grupos de WhatsApp o el suspiro de Jack mientras duerme y sigue con su patita chueca. Es sólo necesidad de catarsis, de no quedarme con las cosas adentro de mi cabeza y de sentir -quizás- que acomodo un poco para poder volver a ordenar mis ideas, mis emociones... para poder dejar de sobresaltarme con cada ruido o con cada alarma de auto que suena fuera de casa. 

Los pagos que no perdonan y las responsabilidades domésticas que se acumulan como cada semana. Aquella amiga a la distancia a la que quisiera abrazar por su pérdida más reciente y la que tiene a su hijo enfermo. La lista de tareas para el fin de semana y los momentos que son sólo míos. 

El tiempo no se detiene y el cielo gris anuncia un atardecer monocromático. Es extraño. Las letras se unen formado palabras, frases, ideas y el click clack de las teclas de la computadora sirve como bálsamo para ir drenando la ansiedad. 

No sé qué quiero escribir, sólo que quiero hacerlo. La casa huele a palomitas de maíz y Jack ya cambió de posición. Es tiempo de seguir con el día, aún quedan algunas horas.

1 comment:

Sylvia said...

Yo también quiero palomitas... y una peli...